Seis claves para un buen texto infantil

Seis claves para un buen texto infantil

Hoy quiero ponerme un poco seria y contaros un secreto que me descubrió Marta Luna en una de sus clases: el secreto de cómo escribir un buen cuento infantil. Bueno, vale, no es un secreto, pero  para mi fue un gran descubrimiento. El secreto lo escribió Italo Calvino en su libro Seis propuestas para el próximo milenio. En realidad, él hablaba de literatura en general pero creo que es todavía más aplicable a la literatura infantil y juvenil. Leyéndolo parece fácil, tan solo tenemos hacer que nuestros textos cumplan las 6 reglas básicas de los buenos textos. ¿Quieres saber cuáles son? Pues aquí van esas 6 propuestas:

1. Levedad: eliminemos todo lo superfluo y redundante. Seamos claros con nuestros textos, los niños no buscan segundas lecturas o interpretaciones. El texto tiene que rodar en la mente de los pequeños, evitando que tengan que releer porque hay algo que no entienden o porque las frases son complicadas.

2. Rapidez: seamos concisos y claros. Enlacemos los hechos de manera ágil y rápida, no hagamos al niño pararse, corremos el riesgo de que se aburra con nuestros rollos enrevesados.

3. Exactitud: usemos el léxico de forma nítida, utilizando los términos más adecuados y ajustados para definir con precisión los hechos de nuestro texto. Dejémonos de “cosas”, “historias”, “temas” y escribamos con concisión, revisando cada palabra.

4. Visibilidad: debemos ser capaces de escribir de forma precisa para el lector desarrolle su capacidad de evocación de imágenes en su mente. Nuestro objetivo es que el niño pueda visualizar las escenas y los personajes sin necesidad de que ponga mucho de su parte. Y todo esto sin perder de vista los tres puntos anteriores, con un texto ligero, rápido y exacto.

5. Multiplicidad: no podemos perder de vista la complejidad del mundo, un mundo creado por un sistema de sistemas que debe ser respetado. Este factor aportará la credibilidad y el realismo que todo texto necesita para ser interiorizado.

6. Consistencia: no es posible dejar ningún cabo suelto. En general cualquier texto debe disponer de un buen respaldo, pero esto es mucho más importante cuando tenemos un lector sin piedad al otro lado del libro. El niño siempre tiene en la boca un pero y un por qué y no tendrá ningún miedo en decirte todo lo que en un texto no cuadra.

Podríamos hacer el ejercicio con algún célebre cuento infantil, pero creo que lo dejaremos para la próxima sesión de teoría. :-)

 

Leave a Reply

*

  • Sapo y... ¡sus múltiples estados de ánimo!
  • Nuestras recomendaciones más especiales
  • ¡Sapo siempre os acogerá con los brazos abiertos!

¡Ven a vernos!

HORARIO TIENDA

Lunes a Viernes: 10.30 - 14.00 h y 16.30-20.00 h
Sábados: 11.00 - 14.00 h y 17.00 - 20.00 h

Plaza Indautxu
C/ Aretxabaleta, 6
48010 - Bilbao

hola@sopadesapo.com94 405 47 58